Monetizar web: evolución reciente

[Total:0    Promedio:0/5]

Cuando hablamos de monetizar una web, nos referimos a dotarla de un contenido económico, mercantil, transformarla en un instrumento para atraer visitantes, convertirlos en clientes y, en consecuencia, vender productos y servicios, o simplemente conseguir que hagan click en nuestro banner publicitario o en un enlace de marketing de afiliados.

monetizar

Toda persona que publica, distribuye y comparte contenidos en la red, cuando alcanza un cierto grado de popularidad o autoridad, se ha planteado la posibilidad de obtener ingresos con su web, blog, etc. Pero, ¿es posible ganar dinero con un blog?

Pues sí, aunque probablemente no te harás rico con ello, más bien te aportará ingresos extra que te permitan sufragar determinados gastos de mantenimiento de la web, complementos, etc. Si te estás planteando un modelo de negocio basado exclusivamente en ingresos por publicidad, lamento decirte que te has informado tarde, como 8 años tarde. Y te digo esto porque, ciertamente, en 2006 sí resultaba rentable montar un blog con escaso contenido, repleto de palabras clave dirigidas a acelerar el posicionamiento (en aquella época estaba de moda la densidad de keywords).

En esta primera etapa de la monetización, Adsense acababa de nacer y Google necesitaba indexar contenido y hacer rentable su nuevo producto, por lo que el CPC (lo que ganamos cada vez que alguien hace clic en un banner) era bastante alto y los beneficios resultaban atractivos.

Poco a poco, las necesidades de indexación de Google se fueron reduciendo y con ello, el CPC, lo que convirtió en menos rentables las webs con Adsense. No obstante, todavía resultaba interesante realizar traducciones de textos de la blogosfera inglesa y adaptarlos al castellano para mejorar a niveles de SEO y que la página recibiese mucho tráfico y, con ello, beneficios por publicidad.

En 2010 hace aparición el Marketing de afiliados, modelo de colaboración más beneficioso que el de la publicidad, puesto que la comisión por cada venta/conversión puede variar entre el 30% y el 70% del precio del producto. Debido a este atractivo, comenzaron a proliferar los sitios web con escaso contenido (o contenido duplicado), diseñados exclusivamente para los buscadores, no para las personas, con técnicas de posicionamiento poco transparentes (como la compra de links o técnicas de black hat) y que mediante prácticas fraudulentas dirigían al visitante hasta el enlace de afiliación.

En 2011 Google comienza una campaña para limpiar su índice, con el objeto de minimizar las experiencias no satisfactorias de sus usurarios, que en las búsquedas encontraban páginas sin contenido de calidad, repetido, solo orientado a ganar dinero, fraudulento o puro spam, y no los resultados que esperaban. Google, en el fondo, no es más que una empresa, y no puede permitirse una mala publicidad ni una pérdida de clientela.

Así, primero Panda y posteriormente Penguin introdujeron cambios importantes en el algoritmo de Google, dirigido, de manera simplificada, a penalizar páginas sin contendido de calidad (repetido, spam…) y técnicas de linkbuilding poco transparentes (enlaces no naturales). Ambas actualizaciones trajeron consigo un cambio significativo en los resultados de búsqueda del gigante, penalizando y relegando a las últimas posiciones a webs que hasta entonces figuraban en la primera página de resultados.

En 2011 Google introduce su algoritmo Colibrí que, según la propia compañía, supone el cambio más sustancial en el buscador desde su origen en 1998. La idea central del cambio es apostar por la web semántica, capaz de “entender” qué buscamos y ofrecernos resultados significativos. Frente al modelo anterior, de carácter sintáctico, la nueva web apuesta por el significado contextual, semántico.

¿Y qué repercusiones tiene todo esto en la monetización? Pues que, si has leído con detenimiento, verás que no resulta tan fácil ni tan lucrativo crear un blog, escribir 3 o 4 artículos, ponerle unos cuantos anuncios de Adsense y algún enlace de afiliación y tratar de posicionarlo rápidamente en los buscadores con keywords genéricas (de 1 o 2 palabras).

En 2014 la monetización pasa por mimar el contenido que publicamos, generar tráfico social, dinamizar la web y su comunidad, hacer Social Media Management y sobre todo, apostar por las Long Tail en la estrategia de posicionamiento, buscando destacar en micronichos muy segmentados.

Recuerda, el nuevo modelo por el que apuesta Google es el de la web de las respuestas a preguntas concretas. En la siguiente infografía se resume la evolución reciente de las estrategias de monetización de sitios web.

monetizar
Pulsa sobre la imagen para ver en tamaño original

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR